martes, 18 de agosto de 2009

La redactora

Hace un mes comencé a trabajar en la revista de arte Abrí.

En el número actual, que corresponde a Agosto, se ve publicada mi primera nota y decidí dedicarle mi primer escrito a la educación en arte.

La revista se distribuye en forma gratuita en centro culturales o espacios de arte. Y para los que no son asiduos a esos lugares existe la página web: http://revistaabri.com.ar/

Quiero compartir con ustedes mi primera nota. Hagan click para ampliar.




Y a la espera de nuevas ideas para el presente blog, nos despedimos con..una sonrisota.

sábado, 8 de agosto de 2009

Niña yo, niño vos, niños nosotros

Cuando empecé mi carrera actoral me sorprendió lo difícil que me resultaba encontrarme con mi niña interior.

Cuando uno es chico, con cajas o tapitas de gaseosas podemos armar naves espaciales, con las manos y en el aire creamos mil mundos posibles y con algún amiguito comenzamos a improvisar juegos y universos sin razonar.
De pronto mi mano se convierte en un arma de rayos laser y el otro corre, se cae, se muere, revive y me corre a mí, y así de pronto somos actores sin proponerlo desde el comienzo. Las situaciones ocurren, nacen, se despliegan, terminan y vuelven a comenzar.

Es terrible darse cuenta que en una clase de improvisación, en realidad estamos recordando los juegos que hacíamos de chicos.

Y el actor es un poco eso, alguien que en cierta forma no se resigna a crecer, que permite que el "ser niño" se transforme en su profesión.

Ayer salí a comprarle el regalo del día del niño a mi ahijado. Pero también me tomé el tiempo de elegir un lindo juguete para Carra, que no es actor, pero conserva en los ojitos ese brillo del pequeño que alguna vez fue (del "hombre creativo" si les gusta más esa definición).

Cuando llegué a casa sorpresivamente él estaba y me vió llegar con los paquetes.
No tuve otro remedio que darselo dos días antes de lo previsto.

¡Pero él tenía también un regalito para mí!

Entonces, a continuación, a foto de nuestros regalos:



Él me regaló el pack con el CD y DVD de "El baile oficial", el disco en vivo de Karamelo Santo.
Yo le regalé un Mecano (Arriba de la tele se ve una grúa que construyó, es su primera creación con el juego Jajaja)

Nos reímos, nos abrazamos, saltamos y cantamos con Karamelo.

Por eso queremos preguntarles: ¿Recuerdan cuál fue el mejor regalo del día del niño que recibieron? ¿Qué es lo más lindo que recuerdan de esa época?


Y nos despedimos con un texto de E. Galeano:

Día tras día, se niega a los niños el derecho a ser niños. Los hechos, que se burlan de ese derecho, imparten sus enseñanzas en la vida cotidiana. El mundo trata a los niños ricos como si fueran dinero, para que se acostumbren a actuar como el dinero actúa. El mundo trata a los niños pobres como si fueran basura, para que se conviertan en basura. Y a los del medio, a los niños que no son ricos ni pobres, los tiene atados a la pata del televisor, para que desde muy temprano acepten, como destino, la vida prisionera.
Mucha magia y mucha suerte tienen los niños que consiguen ser niños.


¡Feliz día a todos los niños que conozcan! (Y al niño propio que anda por ahi)

lunes, 3 de agosto de 2009

Sobre el trabajo

Hablabamos sobre el trabajo.

Carra actualmente trabaja en una empresa de servicios de comunicación (fijate qué lindo que queda) y yo trabajo haciendo la operación de sonido en dos obras infantiles, estoy en proceso de creación de una obra con el elenco estable con el que trabajo, hago artesanías que se venden, hago trabajos de redacción para una revista de arte y estoy en proyecto de lanzar mi taller teatral.

Pero todo no siempre fue color de rosas. Todos generalmente empezamos trabajando de algo odioso.

El primer trabajo de Carra fue en una papelera. Su primer sueldo superó por poco los $200 y lo gastó en una computadora un par de meses después.

Mi primer trabajo (en blanco) fue en un call center. Mi primer sueldo fue de un poco más de $1000 y lo gasté en 4 empanadas y un regalo para mi vieja.

Recordando esos días odiosos de trabajo insalubre, pensamos en preguntarles a ustedes también:

¿Cuál fue su primer trabajo? ¿Cuánto les pagaron? ¿En qué gastaron su primer sueldo?

(Ninguno trabaja para la AFIP. Asegurado.)