martes, 22 de diciembre de 2009

¡Bienvenido Oliverio!

Descansaba yo en la casa de mi madre, allá en Entre Ríos. Me despierto y en el celular tenía muuuchas llamadas perdidas de Carra.

Lo llamó:

Lidu: ¿Qué pasó?

Carra: Me llamó mi viejo y nos regala el auto

Lidu: ¡¿?!

Y un par de días después...



Originalmente pensamos que lo iban a pintar de verde y le elegimos de nombre "Oliverio" como el personaje de Liniers. Pero nos lo entregaron gris (el chapista tuvo un ataque de creatividad o le sobraba pintura gris, no sabemos bien).

Carra pensó en cambiarle el nombre a "Gandalf", pero no. Es como elegirle el nombre a un hijo y un día después de que nació te das cuenta y decís "Ah no, tiene cara de..."

Por otro lado, Gandalf remite directamente a un personaje. Si bien Oliverio también, Gandalf es más universal. Aparte, más allá de que sea gris...tiene carita de Oliverio, no me jodan.

La primer noche:

Carra: Hoy no voy a poder dormir pensando en Oliverio

Lidu: Pero ya sabemos que es imposible que lo roben ¿Querés que lo vaya a cuidar?

Carra: Noo, después me quedo sin auto y sin novia... Una buena y una mala

Lidu: ¬¬